Durante los últimos años la moda del running se ha extendido de manera considerable en España. Da igual donde vivamos que seguramente nos encontraremos con alguien practicando este deporte. Este auge ha propiciado que el número de carreras populares haya aumentado también, por lo que lo normal es que las grandes ciudades y poblaciones vecinas dispongan de al menos una carrera anual.

Este boom no ha pasado desapercibido para las marcas y han visto una oportunidad de comunicación que no había que dejar pasar. Esto nos lleva a lo de siempre: Carreras esponsorizadas por grandes marcas quitan el protagonismo a otras más modestas y que son normalmente organizadas por atletas y clubes. ¿Está todo perdido para estas últimas carreras? ¿Las grandes citas del atletismo como la Zurich maratón de Barcelona, la Behobia-San Sebastián, etc. tienen todo el protagonismo? La respuesta es un “no” a medias. Sí que es verdad que competiciones como éstas, que llevan muchos años y con campañas de Marketing mucho más costosas, son las que van a atraer mayor número de corredores. Sin embargo, las competiciones locales no deben quedarse atrás para poder atraer el número de corredores deseado.

En primer lugar deben asegurarse de tener la visibilidad necesaria, tanto por internet como de manera offline. Disponer de una página web y que ésta esté indexada a los buscadores de carreras como por ejemplo Runedia, es de gran utilidad para abarcar un mayor número de corredores.  No es necesario siquiera tener un dominio propio, se puede usar la web de un club organizador, un patrocinador, etc. Por otro lado, distribuir cárteles en la población en la que tendrá lugar la competición y en las localidades vecinas, ayudarán a captar al público local.

Conseguida la visibilidad, hay que ofrecer facilidades a los runners, sobretodo si no residen cerca del municipio. Un punto clave es disponer de plataforma de pago online. De esta manera no se obliga a los participantes a desplazarse al lugar de la carrera (o sitios colaboradores) días antes de la competición. De igual utilidad es ofrecer servicios mínimos el día de la carrera como por ejemplo guardarropa, parking, servicio de duchas, etc. Toda esta información debe estar recogida de forma clara en la web en la que se publique la carrera.

Solucionados los dos puntos anteriores, finalmente nos quedará ofrecer valor añadido a los corredores que estén dudando entre varias carreras. Obviamente el recorrido y tipo de carrera van a ser clave para esta elección, pero se puede intentar ofrecer una serie de extras que ayuden a tomar la decisión. Dos elementos que pueden ayudar es colaborar con alguna causa solidaria, como por ejemplo recaudar fondo para asociaciones de animales, destinar productos a colectivos en estado de pobreza extrema, etc. Otro factor que puede ser de utilidad es regalar una bolsa del corredor atractiva, con productos interesantes para los corredores que pueden ser ofrecidos por empresas colaboradoras.

Las carreras populares juegan en una liga diferente de la de las grandes competiciones, sin embargo, el aumento cada vez mayor de este tipo de pequeños eventos conlleva que cada vez sea más importante plantear una estrategia de marketing más elaborada para poder llevar a cabo el evento.

Anuncios